Con la caída del régimen de Somoza y la llegada al poder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en julio de 1979, las relaciones israelo-nicaragüenses declinaron, para finalmente cortarse tres años después. Un factor importante que contribuyó al deterioro y la ruptura de las relaciones fue la participación de Israel con Anastasio (Tachito) Somoza Debayle, en particular la asistencia militar que su vacilante régimen recibió del gobierno del Likud hasta poco antes del final. Sin embargo, muchos, incluido el propio Somoza Debayle, no fueron los únicos armeros de Tachito, la prominencia del papel de Israel, sin embargo, esto fue justificado por el primer ministro israelí Menachem Begin como el único curso de acción honorable en vista de lo anterioriores favores a la causa sionista, que se remontan al período pre–estatal, del padre de Tachito, Anastasio (Tacho) Somoza García.la conexión es más antigua que el propio Estado de Israel. Allá por 1939, la Haganá – la milicia sionista pre estatal que lideró después la limpieza étnica de Palestina en 1948 y se transformó en las Fuerzas de Defensa de Israel,  estableció vínculos con el general Anastasio Somoza García, dictador que por entonces gobernaba Nicaragua. El hijo de García, Anastasio Somoza Debayle, también gobernó después el país con puño de hierro.

Somoza padre era un hombre tan cruel que se dice que el presidente estadounidense Franklin Roosevelt dijo sobre él que “puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta.”

Este líder del régimen de tortura nicaragüense ayudó a contrabandear armas para las milicias sionistas ilegales durante la ocupación del Mandato Británico en Palestina. También ayudó a los agentes de la Haganá proporcionándoles pasaportes y ayudándoles a colar armas durante la limpieza étnica del pueblo de Palestina en 1958.

Décadas después, el terrible historial de abusos contra los derechos humanos de Somoza hijo demostró ser demasiado vergonzoso incluso para su principal partidario en la Casa Blanca. La administración del presidente Jimmy Carter le abandonó debido a los bombardeos, torturas y ejecuciones indiscriminadas de su régimen. Rápidamente, las empresas israelíes saltaron a llenar el vacío dejado por Washington. La ayuda del anciano Somoza a la causa sionista en el 40 se cita a menudo como justificación por este nuevo suministro de armas al terrible gobierno de Nicaragua.

Después de que Somoza hijo fuera expulsado por la revolución de izquierdas sandinista de 1979, Estados Unidos, gobernado por Ronald Reagan, se negó a aceptar la pérdida de este aliado. Con ayuda de Israel, Reagan intentó expulsar al gobierno sandinista.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense lo hizo al crear un ejército cuya mayoría de reclutas eran torturadores y asesinos que formaron parte de las antiguas fuerzas armadas de la dictadura de Somoza. Estos escuadrones de la muerte fueron apodados “Contras”, por la contrarrevolución, ya que luchaban contra el gobierno revolucionario de izquierdas.

En Estados Unidos, Reagan hizo propaganda de los Contras como “luchadores por la libertad” contra del comunismo. El Congreso prohibió a la Casa Blanca proporcionar más armas a los Contras, citando preocupaciones respecto a sus historial de abusos contra los derechos humanos, que incluía tortura, violaciones y ejecuciones.

Una de las formas en las que la CIA evadió estas restricciones fue empleando la ayuda de Israel como un “atajo” para ayudar ilegalmente a los Contras. Los israelíes usaron varios medios para ello; uno de los más irónicos fue el envío de antiguas armas de la OLP a los Contras.

 

Fuentes consultadas

https://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=69213

https://www.cambridge.org/core/journals/journal-of-latin-american-studies/article/latin-america-the-united-states-and-the-birth-of-israel-the-case-of-somozas-nicaragua/F962A7FCF364F8B401B129E23E21DADE