Daniel Ortega, actual presidente de Nicaragua y a propósito de la ruptura de relaciones con Israel en el año 2010, elevó una acusación contra el gobierno sionista por violar la ley internacional, en el año 2014, Ortega incluso declaró que el primer ministro Benjamin Netanyahu tenía “el demonio adentro” y que necesitaba que “el papa Francisco le mande a exorcizar”.

En mayo del 2019, el embajador de Israel en Costa Rica y concurrente para Nicaragua, Amir Ofek, presentó sus credenciales frente al gobierno de Managua. Ese mismo mes se creó en la asamblea de Nicaragua el grupo de amistad parlamentaria Israel-Nicaragua.

Nicaragua usualmente vota en contra de Israel en los foros internacionales, tales como las Naciones Unidas. Según el portal de noticias nicaragüense La Prensa, de claro sesgo conservador, las comunidades evangelistas de Nicaragua celebraron la noticia de la reanudación de relaciones diplomáticas con Israel.

Fuentes consultadas

https://www.laprensa.com.ni/2017/04/01/editorial/2208469-las-relaciones-con-israel

https://www.aurora-israel.co.il/