Hoy en día cientos de presos inocentes continúan en las cárceles peruanas, condenados por tribunales sin rostro, sin gartantías procesales mínimas y usualmente sin pruebas. Las condiciones carcelarias son precarias e insuficientes, y a los familiares les son negadas las visitas a los presos, y sus derechos constantemente violados. La tortura y los malos tratos siguen siendo moneda corriente, con un sistema judicial carente de independencia e ineficaz. Gran parte de la población del país sigue viviendo bajo el umbral de pobreza y los derechos civiles más básicos, no existen.

Como corolario a las violaciones a los Derechos Humanos vigentes, la Ley de Amnistía promulgada en 1995 indulta a todos los agentes del gobierno que hayan cometido violaciones a los DD.HH., tales como; masacres, asesinatos de niños, violaciones o tortura. Al mismo tiempo, pone fin a toda investigación sobre estos crímenes de Lesa Humanidad. El destino de 5,000 desaparecidos ha sido relegado al olvido.

 

Fuentes Consultadas

http://ei-ie-al.org/noticias/peru-es-el-pais-que-mas-denuncias-posee-por-violacion-de-derechos-humanos-y-laborales

https://amnistia.org.pe/noticia/impunidad-violaciones-derechos/

https://www.hrw.org/es/world-report/2018/country-chapters/313044