En Honduras se han adquirido drones israelíes por medio del decreto 139-2016 que contiene el Acuerdo Marco de Cooperación entre el Gobierno de la República de Honduras y el Gobierno del Estado de Israel. En el inciso 3.2 del decreto incluye un Sistema de Vigilancia y Reconocimiento no Tripulado, integrado cada uno con dos drones. Estos equipos vienen con un sistema de control, una antena y un disparador que fueron proporcionados por Elbit Systems. Según el decreto, los drones serán utilizados en la vigilancia y en el reconocimiento de las fronteras. En total fuerion seis drones y aunque en principio no se detallaba el modelo, varios periódicos hondureños han especulado que podría tratarse de los ampliamente comercializados modelos de Elbit Systems: el Hermes 900 MALE y el Hermes 450.

La vigencia del acuerdo de cooperación con Israel es de 10 años y requiere fondos por parte de la Secretaría de Finanzas en el presupuesto de cada año. A partir de este acuerdo se creará el Centro de Respuesta a Emergencias Informáticas (CERT) y el Centro de Operaciones de Seguridad Gubernamental (G-SOC). En un artículo de El Heraldo, afirman que en el documento se indica que “el G-SOC tendrá la capacidad de realizar monitoreo en tiempo real de las operaciones y de las acciones investigativas”, y que “los integrantes del CERT tendrán que realizar medidas preventivas y de reacción en caso de un ciberataque”. Esto quiere decir, en la práctica, que estos centros tienen la capacidad de hacer vigilancia de la población hondureña, y que bajo la excusa de los ciberataques se estará haciendo un seguimiento de la población que como demuestran los antecedentes, podría resultar en persecución a miembros de los movimientos sociales o cualquier persona que se oponga al actual gobierno de Juan Orlando Hernández. El artículo de El Heraldo afirma que la creación de estas unidades especiales de ciberseguridad, tendrá un costo de 48.987.378 dólares estadounidenses, y como parte del acuerdo Elbit mandará sus especialistas para dar entrenamiento en Honduras.

En diciembre del 2018 arribó al país la embarcación “José Trinidad Cabañas”, patrullero marítimo OPV-62M fabricado por la empresa Israeli Shipyards y armada por Rafael. La misma tiene espacio para el despegue de dos drones comprados también a Israel. El guardacostas costó 54 millones de dólares que serán pagados a diez años, parte de los 200 millones que se comprometió a comprar el país centroamericano en armas a Israel. Los drones señalados son de la línea Skylark III, que fueron comprados desde el 2016 a la empresa Elbit Systems y que fueron entregados también a finales del 2018. También a la empresa israelí Aerostats System se le compraron cuatro globos de vigilancia SkyStar por cerca de 2.6 millones de dólares y fueron entregados en el 2019.

Fuentes de Consulta