Este el 2009 México compró drones Hermes 450 de Elbit Systems por primera vez. Esta compra la efectuó la Secretaría de la Defensa Nacional de México por un costo de 23 millones 250 mil dólares. En el 2013, la Policía Federal de México otra vez compró dos Hermes 450 por un costo de $49.530.028 dólares y la compra se hizo bajo el siguiente argumento: “Para que la División de Inteligencia siga cumpliendo con sus objetivos, tenemos que dotarla con equipo y herramientas que fortalezcan las acciones de combate que realizan las distintas Divisiones de la Policía Federal en conjunto con la División de Inteligencia del mismo Órgano Administrativo Desconcentrado Policía Federal, en contra del terrorismo, la delincuencia organizada, narcotráfico, protección de instalaciones estratégicas, seguridad de fronteras, tráfico de armas y personas y apoyo a población civil en caso de desastres naturales, así como el cumplimiento de las diversas acciones de inteligencia, despliegue táctico, reacción y operativos permanentes para la detección temprana de ilícitos, vigilancia de instalaciones estratégicas y de transporte, con objeto de salvaguardar y preservar la paz y seguridad a la sociedad mexicana”.

Los drones Hermes fueron los primeros en desplegarse a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México en 2004. Actualmente, la flota que zumba en los cielos fronterizos está completamente compuesta por drones Predator B de fabricación estadounidense, según un portavoz del Customs and Border Protection. La primera vez que Elbit ganó un importante contrato para la militarización de la frontera fue en 2006, subcontratado por la firma estadounidense Boeing para la tecnología de “valla virtual”. El contrato formaba parte de la “Iniciativa Frontera Segura” de la administración de George W. Bush.

En el 2014, Elbit Systems consiguió un contrato con el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos para proporcionar tecnología de vigilancia a lo largo de la frontera con México, inicialmente en Arizona. El Departamento de Seguridad Nacional pagó $145 millones de dólares a Elbit por este contrato.

Específicamente, Elbit provee su sistema de vigilancia Peregrine basado en sensores para el proyecto “Integrated Fixed Tower” del Customs and Border Protection (Aduanas y protección de fronteras), que consiste en tecnología de cámaras y radares terrestres montados en torres esparcidas por las tierras fronterizas. El Congreso de Estados Unidos aprobó el plan a principios del 2014. Elbit no es la única en participar en la construcción de barreras entre Estados Unidos y México; la compañía Magal participó en las licitaciones del muro propuesto por Donald Trump, lo que además le permitió subir el valor de las acciones en la bolsa

Fuentes de consulta

;