En el 2010, el ejército peruano compró cinco drones israelíes, afirmando que esto era con el fin de combatir el grupo guerrillero Sendero Luminoso. Sin embargo, estos drones no se pudieron utilizar ya que se determinó que eran “inoperantes”.

El periódico peruano La República cita fuentes del Ejército que afirman que la adquisición de los drones se efectuó por recomendación de los asesores de la compañía israelí Global CST. Los drones cuentan con el sistema Forward Looking InfraRed (FLIR), un conjunto de cámaras infrarrojas para operaciones diurnas y nocturnas, que es producido por varias empresas israelíes, entre ellas Elbit Systems. El 28 de abril del 2010, la compañía intermediaria española, Proyectos Sarosca, vendió el equipamiento de origen israelí por 1 millón 927 mil 600 soles.

Fuentes de consulta