Durante la última dictadura cívico-militar-eclesiástica, Argentina estaba sometida a un embargo internacional de ventas de armas por violaciones a los DD.HH. No obstante, este embargo fue incumplido por Israel. Hubo múltiples contratos de ventas de material bélico israelí a Argentina que incluyó: aviones Mirage IIIC y A-4E Skyhawk, sistemas de alerta radar, camperas de abrigo, munición, misiles Shafrir y equipos de comunicación. Asimismo, muchos técnicos israelíes realizaron la instalación de estos equipamientos y brindaron asesoramiento militar.

El monto de las mencionadas compras ascendió a los U$S700 millones, lo que equivaldría al día de hoy un monto aproximado de U$S1.400 millones. Las compras se realizaron vía Perú, donde aviones de Aerolíneas Argentinas retiraban el material bélico desde el aeropuerto de Lima y lo trasladaban a Buenos Aires. Una de las compras que realizó la dictadura militar fue por aviones durante la guerra de Malvinas, los mismos llegaron una vez finalizada. Las transacciones se realizaron por medio de la empresa Isrex -instalada en Argentina desde 1968- que actualmente suministra entre otras cosas, sistemas de riego por dispersión.

Esta venta de armas tuvo repercusiones negativas en la relación de Israel con Gran Bretaña. No obstante, no perduró en el tiempo.  Como se mencionó, en el 2017, Reino Unido lanzó un millonario plan de compras de armas para las Islas Malvinas. En el segundo trimestre del año, el Reino Unido llegó a un acuerdo con el departamento de defensa de Israel por U$S95 millones.

El periodista Hernan Schiller, uno de los fundadores del Movimiento Judío por los Derechos Humanos, detalló en el artículo El judaísmo oficial y la dictadura los vínculos israelíes con la dictadura argentina. En la nota informa sobre la expresión que tuvo Reneé Epelbaum sobre las ventas de armas por parte de Israel. Epelbaum, una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, quien tiene sus tres hijos desaparecidos, expresó: “No quisiera enterarme que a mis hijos judíos los mataron con armas israelíes”. Asimismo Schiller detalla que Eduardo Luis Duhalde, durante una entrevista a un policía arrepentido de los crímenes de la dictadura, informó que Herzl Inbar -ministro consejero de la embajada de Israel en Argentina- les brindaba “instrucciones antisubversivas”.

La comunidad judía argentina fue, en términos relativos, quien sufrió la mayor cantidad de personas detenidas-desaparecidas. En la dictadura hubo 2000 personas judías detenidas-desaparecidas, el 1% de la comunidad argentina. No obstante, esto no fue impedimento para que Israel sea un gran proveedor de armas de la dictadura a pesar que Argentina tenía un embargo militar internacional por violaciones a los DD.HH.

En otra nota, publicada en Página 12El judaísmo oficial, la dictadura y el “Pirkei Avot”, Schiller  transcribe lo que María Gutman, de Madres de Plaza de Mayo, publicó en el periódico Nueva Sion:  “He leído con atención este escrito aberrante que es el ‘Informe oficial de Israel sobre desaparecidos judíos en la Argentina’”. “No me sorprende el descaro y la desfachatez de las autoridades israelíes, que no dicen absolutamente nada de su nefasto papel en esa época. Israel, al igual que sus patrones norteamericanos, le dio a la dictadura apoyo económico, político, moral y armamentístico. Nuestros queridos hijos sufrieron una doble persecución: por parte de los fascistas uniformados, que los torturaron y los hicieron desaparecer. Y, también, por parte de los fascistas judíos, que armaron a los asesinos. Cuando en 1982 el primer ministro Shamir vino a Buenos Aires, no nos quería recibir. Shamir es un fascista y yo soy antifascista. También lo era mi hijo. Y yo estoy profundamente orgullosa de los sueños revolucionarios y de las luchas de mi hijo. Que era judío y, a lo mejor, fue asesinado con armas israelíes”.

En declaraciones al medio DelaCole.com, Herzl Inbar, quien dirigió la embajada israelí en Argentina durante aquellos años, expresó: “No es un secreto que en aquella época, antes de ella y después de ella teníamos con la Argentina relaciones vinculadas al negocio de las armas”. Luego continuó: “Eso posibilitó una mejor llegada a los militares en el poder. Habría que mirar esto bajo dos opciones; una simple por la cual nos hubiésemos prohibido comerciar con un país así y la otra, la pragmática, nada fácil. Cuando tuvimos que localizar shlijim del Hashomer Hatzair que desaparecieron en Córdoba en 1976, logramos hacer esto en horas gracias a nuestros vínculos con el poder. Si; estuve sentado con los asesinos pero pensamos que era la mejor forma de salvar judíos”.

La dictadura argentina tuvo un sesgo profundamente antijudio. De hecho, muchas de las teorías conspirativas como el “Plan Andinia” fueron ampliamente difundidas por la dictadura militar y sus medios de comunicación.

La dictadura utilizó propaganda antijudia dentro de sus filas con la idea de generar un enemigo interno a combatir, con este objetivo difundió un supuesto plan para la instalación de una nación judía en la Patagonia. La lógica del enemigo interno, es la misma que utilizan Macri-Bullrich.

¿Que fue el Plan Andinia?

Fue una teoría conspirativa. Tuvo amplia difusión por el economista y docente, Walter Allende. Las especulaciones del supuesto plan contienen referencias y similitudes con la publicación Los sabios de Sion. Esta fue una publicación antijudia rusa de la época zarista. A pesar de esto fue material propagandístico de la última dictadura y lo sigue siendo por las extremas derechas.

Lo expuesto por esta teoría conspirativa no debe confundirse con la opción de Argentina como posible lugar de instalación de una nación judía en los inicios del sionismo. Entre los fundadores del sionismo, movimiento nacionalista del siglo XIX en el siglo XXI, Theodor Herzl fue uno de sus máximos exponentes. En sus escritos se planteaban diversas opciones para la instalación de comunidades judías, entre ellas estuvo como posibilidad Argentina y Uganda –esta última era una colonia de la potencia ocupante de Gran Bretaña–. Finalmente, el sionismo decidió que sea Palestina donde instalarse con las graves  consecuencias para el pueblo palestino.

Parte de la teoría de Allende se basa en las compras de tierras por parte de la comunidad judía. Particularmente se menciona a Mauricio Hirsch, quien fue un importante colaborador del sionismo e impulsor de colonias judías en el territorio americano. Hirsch, adquirió tierras por medio de la Jewish Colonization Association (J.C.A).  En el territorio denominado Argentina las compras, no obstante, no fueron en la Patagonia. Realizó una importante adquisición en la provincia de Buenos Aires, particularmente en el Municipio de Carlos Casares (cercanas a 25 mil hectáreas), por este motivo, desde 1913, un pueblo de este municipio lleva su nombre. Otro de los lugares donde a Hirsch adquirió tierras fue la provincia de Entre Rios, particularmente en el departamento de Villaguay. El pueblo de Villa Clara lleva el nombre en honor a su esposa Clara Bischoffsheim.

El lenguaje es poder y se utiliza para construir mitos

La expresión antisemitismo, es utilizada por el movimiento sionista para acallar cualquier expresión crítica contra el régimen de apartheid contra el pueblo palestino. Un ejemplo de esto fue la columna en Infobae escrita por Sergio Widder, quien fuera director del Centro Simón Wiesenthal para América Latina contra el periodista de internacionales Pedro Brieger. Sobre Brieger escribió: “Un judío que defiende antisemitas se convierte en su cómplice. Punto”. La columna de Widder fue en respuesta a los análisis políticos de Brieger sobre Palestina.

La utilización política de la expresión antisemitismo tuvo una situación que llegó a la cúpula castrense durante el kirchnerismo. Roberto Bendini, fue el militar encargado de bajar el cuadro del dictador Jorge Rafel Videla, solicitado por el entonces presidente Nestor Kirchner. Bendini, fue acusado por declaraciones antisemitas en una columna de Daniel Hadad. Según Hadad, Bendini en un encuentro con cadetes en la Escuela Superior de Armas mencionó el Plan Andinia. Luego de una investigación solicitada por DAIA, se determinó que Bendini no cometió antisemitismo.

Fuentes utilizadas

Guillermo Martinez; La complicidad israelí con la dictadura Argentina: Ventas de armas y silencio; 25 de marzo de 2018; Periódico Virginia Bolten http://virginiabolten.com.ar/politica-argentina/la-complicidad-israeli-la-dictadura-argentina-venta-armas-silencio/

Flor Niti y Guillermo Martinez; Plan Andinia, la falsa noticia viralizada por la dictadura ; 30 de agosto de 2018; Periódico Virginia Bolten http://virginiabolten.com.ar/politica-argentina/plan-andinia-la-falsa-noticia-viralizada-por-la-dictadura/