Antecedentes y acuerdos

La presencia de consejeros militares israelíes, ademas de las entregas de armas, a El Salvador han sido frecuentemente expuestas por la prensa israelí y del mundo así como también por informes de organismos internacionales desde la década del 80.

En mayo de 1982, Joachim Antonio Aguillar, delegado del Frente Revolucionario Democrático Salvadoreño, denunció las ventas de armas israelíes al Ejército de El Salvador, abastecido en un 80% por Israel.

América Latina ha tenido un papel clave en el desarrollo de la industria militar de Israel. En 1973, la primera gran exportación de aviones de guerra de Israel tuvo como receptor a El Salvador. El apoyo militar israelí a las dictaduras latinoamericanas ha sido enorme. Este fue el porcentaje de compras de armas israelíes durante varias dictaduras, en el caso de El Salvador para las fechas comprendidas entre 1972-1979, se eleva al 92%.

Importación militarista desde Israel

Israel suministró alrededor del 83 % del armamento a El Salvador, incluido el napalm, que luego fue utilizado por el gobierno salvadoreño, contra la población civil durante las llamadas guerras de contrainsurgencia entre los años de 1980 y 1992, en las que fueron asesinados más de 75.000 civiles.

Antes de la mal llamada Guerra Civil en El Salvador, la comunidad judía estaba profundamente abocada en el establecimiento de una Organización Sionista, Ernesto Liebes, quien fuera Cónsul General Honorario de Israel y Carlos Bernhard era los principales líderes, según la escritora estadounidense Jane Hunter en su libro “Política Exterior Israelita: Sudamérica y Centroamérica” estas personas se dedicaban a organizar el comercio de armas provenientes de Israel a El Salvador.

Empresas israelíes presentes

IWI Israel Weapon Industries Ltd

IAI Israel Aircraft Industries

Violaciones a los derechos humanos

Al menos unas 75.000 personas fueron asesinadas durante el periodo de mayor represión sufrido en El Salvador entre 1979 y 1992. Se estima que hasta un 80% de las víctimas eran civiles. asesinatos en masa considerados como crímenes de lesa humanidad que fueron investigados en el informe de la Comisión de la Verdad de 1993.