Según lo relata Fernando Cordero, miembro del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Estocolmo, en su informe de Vol. XIV: 1-2. 1985. pp. 89-114 LA PRESENCIA DE ISRAEL EN AMERICA CENTRAL del Nordic Journal of Latin American Studies:

La venta de armas a América Central (armas livianas, comunicaciones y equipo electrónico, aviones de uso militar y asesoría de inteligencia), es proporcionalmente pequeña aunque altamente significativa para la región.

Israel comenzó su ofensiva de ventas militares a América Central a mediados de la década del setenta(…) Israel ha encontrado su ubicación en el mercado internacional de armas, hallando sus principales clientes entre aquellas naciones que son regularmente condenadas por los organismos internacionales, por sus continuas violaciones a los Derechos Humanos . Como todo vendedor de armas, Israel se preocupa de no mezclar negocios con posiciones ideológicas como se desprende de las declaraciones del Ministro de Relaciones Exteriores Yitzhak Shamir, cuando en diciembre de 1982 declaraba que Israel estaba dispuesto a vender armas a cualquier país latinoamericano, no importando su régimen político.[1]

La cooperación de Israel interesa a Washington, por lo que este país puede aportar en Centroamérica; no sólo armas para los contrarrevolucionarios, sino también, know-how y entrenamiento.[2]

Por lo demás, Israel recibiría los medios económicos para ejecutar ciertas ventas de armas que están vedadas a Estados Unidos.[3]

Estos recursos -según proponen autoridades israelíes – se obtendrían a través de autorizar a los beneficiarios de los Créditos Externos para Ventas Militares de los Unidos compre equipo militar obsoleto y excedentes militares de Israel, para la transferencia a terceras partes.[4]

El incremento de las ventas de armamento a Latinoamérica, es un modo de aliviar el creciente déficit comercial israelí. El interés estratégico militar de Estados Unidos coincidiría, de ese modo, con el interés económico de Israelí. [5]

Según continúa este mismo informe; en ningún otro lugar como en Guatemala la implicación de Israel es más profunda e intensa, desde 1977 hasta 1981, fue el único proveedor mundial de armamento a Guatemala, ya que Estados Unidos reanuda la ayuda militar a este país recién en junio de 1984. Así como también Israel ha estado proporcionando asistencia técnica en inteligencia, telecomunicaciones y contrainsurgencia. [6]

La cooperación de Israel con las fuerzas represivas guatemaltecas ha sido sustancial, posibilitando las acciones contra la guerrilla. En este sentido, Israel instaló un moderno sistema de computadoras para el procesamiento de información policíaca, las que son operadas por expertos israelíes.[7]

Inclusive la Policía Nacional diseña un plan para sectorizar  la capital del país; por cada cuatro manzanas se estaca una dotación de ocho policías y una organización vecinal de vigilancia, similar a las Patrullas de Autodefensa Civil existentes en las zonas rurales. La información de un censo de población, con un sistema computarizado de vigilancia de domicilios y control de visitas y vehículos. “En lo que respecta a las Fuerzas Armadas, los asesores israelíes introdujeron en Guatemala sus experiencias de lucha antiguerrillera en otros países del Tercer Mundo, especialmente Namibia y Zimbabwe” (sic).

En junio de 1983, la misión diplomática israelí en Guatemala admitió que su gobierno prestaba asesoría al ejercito guatemalteco en el programa de aldeas estratégicas, similares a las creadas por Estados Unidos en Vietnam. Empero, un vocero de la embajada negó que la asistencia se realice a través de asesores militares, sino con “personal altamente especializado” en reubicación de habitantes en áreas devastadas por conflictos bélicos.[8]

Según Fernando Cordero para 1985, en Guatemala, operaban 152 transnacionales norteamericanas, en distintas actividades y servicios, en tanto que Israel operaba en Guatemala a través de la firma Eagle Military Gear Overseas de Tel Aviv, empresa dedicada a la venta de armas y con intereses en la fábrica de municiones y fusiles que la institución poseía en Alta Verapaz desde el año anterior. Así como también la firma Tadiran Israel Electrónica Industries Limited, empresa encargada de la computarizaron de todos los datos que posee el ejército y que permitió el fichamiento del 80% de la población del país.[9]

Dentro de la estrecha amistad entre Israel y Guatemala, cabe destacar también la asistencia de Tel Aviv en la instalación de la Escuela de Transmisiones y Electrónica de la Armada, en 1981. Esta Escuela poseía material altamente sofisticado, como su sistema de radares de fabricación israelí, capaz de detectar un carro blindado a 120 km. o una persona a 20 km.[10]

[1] Newoutlook. March-April 1984. p 20

[2] Ibd.. p 19. 3.

[3] Latinamerica PresHo AuguHt 4. 1988. P

[4] 14ISLA. May G. 1984. P 22725

[5]  InfoJ1ne Latinoamericano. 13 enero 1984. p 16

[6] Informe Latinoamericano. 11 mayo 1984. p 2077

[7] Latin America. Weekly RepOlt. May 4. 1984.

[8] Gl’an;ma. Resumen Semanal, U1 de diciemblll’e 1984

[9] Agencia Latinoamel’icana de-tnfoI1nacion-ALAl, mio 8 No 60, P 956

[10] Fl’anja, No 28, P 10.