Quienes perpetraron estos crímenes fueron parte del grupo paramilitar llamado Leopardos, entrenados por Israel. En el libro REMOZANDO LA DICTADURA LA INVASIÓN ESTADOUNIDENSE DE HAITÍ EN 1994, detalla la intermediación de EE.UU. “Entre 1950 y 1977, los gobiernos estadounidenses suministraron unos 3.4 millones de dólares en ayuda militar, incluyendo el adiestramiento de 610 oficiales haitianos en EE. UU. Para 1980, el ejército de Haití contaba con unos 7.000 miembros. A fines de 1971, el Departamento de Defensa había gestionado el adiestramiento de una fuerza de contrainsurgencia haitiana denominada «Los leopardos». Posteriormente, Israel se encargó del entrenamiento de esa unidad militar de élite. Los israelíes mandaron instructores a Puerto Príncipe que contribuyeron al mantenimiento de la «seguridad interior». El gobierno israelí también suministró armas a la dictadura de Duvalier. En realidad, los gobiernos de EE. UU. utilizaron a Israel, el país que más ayuda exterior estadounidense recibe, para apoyar a los militares haitianos eludiendo potenciales obstáculos por parte del Congreso”.[1]

[1] Libro Página 175 REMOZANDO LA DICTADURA LA INVASIÓN ESTADOUNIDENSE DE HAITÍ EN 1994

RAMÓN TRUJILLO MORALES