En el noreste de Nicaragua, los campesinos fueron perseguidos por las autoridades por considerarlos como sospechosos de simpatizar con los guerrilleros. Amnistía Internacional aseguraba que en esa zona del país habían desaparecido trescientos campesinos, desde mayo de 1975 hasta enero de 1977. En el departamento de Zelaya, los campesinos que estaban en prisión sin haber sido juzgados, según las informaciones recogidas por AI, habrían sido ejecutados a sangre fría.

La suspensión de las garantías constitucionales proporcionaba todo el poder judicial a los militares, cuyo Consejo de Guerra Extraordinario era el encargado de ratificar las sospechas de la Corte Militar de Investigación Permanente.

Amnesty pide al Gobierno de Somoza que suspenda la censura de prensa, retire los tribunales policíacos y limite las actividades de las cortes militares a casos implicados en una situación de guerra.

* Fragmentos de un articulo aparecido en la edición impresa del 15 de agosto de 1977.

 

MARZO – ABRIL 1977

anónimo

Carta al Presidente Jimmy Carter de Estados Unidos Estimado Señor Presidente: Ante el cambio de gobierno en los Estados Unidos de América, hemos resuelto dirigir a Ud., esta comunicación para llamar su atención sobre el agobiante caso de Nicaragua, un país que padece desde hace cuarenta años la tiranía inmoral e inhumana de la familia Somoza. Estamos convencidos, por supuesto, de que será el propio pueblo de Nicaragua quien pondrá fin a semejante dictadura, pero si nos dirigimos a Ud. es porque a lo largo de esos cuarenta años, los gobiernos de Estados Unidos la han patrocinado irrestrictamente, dándole apoyo político, económico y militar, y esos gobiernos son responsables del enriquecimiento escandaloso de los miembros de la familia Somoza; de la represión indiscriminada contra los ciudadanos; y de las probadas violaciones contra los derechos humanos; asesinatos, torturas, encarcelamientos, que se cometen a diario.

Fuente consultadas

https://elpais.com/diario/1977/08/16/internacional/240530426_850215.html

https://nuso.org/articulo/corrupcion-y-violaciones-a-los-derechos-humanos-en-nicaragua/