Las autoridades locales y los Estados tienen un papel crucial que desempeñar. Por ello los políticos pueden promover la campaña hacia un embargo desde las autoridades locales y hasta los gobiernos estatales; entre las acciones a tomar pueden:

  • Incorporar en sus discursos el llamado a un embargo militar, demandando al poder central  detener los lazos militares y de seguridad con Israel.

  • Trabajar junto con los partidos políticos para adoptar el llamado a un embargo militar en su programa.

  • Pedir a los miembros del parlamento que hablen o comiencen una pregunta parlamentaria o una moción solicitando un embargo militar contra Israel.

  • Impulsar legislación que impida al Estado contratar con empresas vinculadas a violaciones a Derechos Humanos.

  • Solicitar la revisión y finalización de contratos y cooperación entre entidades de distintos niveles con el sector militar y de seguridad israelí.
  • Censurar la ayuda militar a Israel y toda otra financiación de proyectos militares con los militares israelíes y el sector de ‘seguridad’.
  • Detener la participación de Israel en ejercicios o alianzas militares internacionales.

Sanciones gubernamentales
Presión desde organizaciones sociales
Universidades
Todas podemos!