Según la naturaleza de las armas hemos identificado al menos tres sectores:

Armamento para la guerra presencial

Desde finales de la década de los ochenta la industria militar israelí ha crecido su exportación de armamento, tecnología y asesoramiento, al punto de convertirse en un ingreso significativo de su economía. Esta industria es desde su origen de carácter estatal, pero en la década del noventa, el papel del sector privado empezó a ser cada vez más significativo. Sin embargo, bajo el control estatal aún quedan empresas fundamentales para el aparato de guerra israelí que han fortalecido su músculo financiero gracias a las ventas que hacen a América Latina y otras regiones relaciones que en el caso de nuestro continente que detallamo aquí.

El sector de la seguridad civil.

Aún es muy difícil calcular el grado de penetración de las empresas de seguridad civil en América Latina ya que su arribo al mercado es reciente. Su presencia ha crecido, más cuando en general el sector ha incrementado su mercado luego que muchas de las responsabilidades en manos de las policía (de resguardar la seguridad de los ciudadanos) cada vez se ven más privatizadas y ejercidas por empresas locales y extranjeras. Cuando nos referimos a empresas de seguridad, hablamos no solo de las que prestan directamente estos servicios, sino también de las que venden tecnologías a entes públicos y privados para el control de hechos punitivos. Cámaras de vídeo, circuitos cerrados, sistemas de detección y alarmas, monitoreo satelital, entre otros, son los productos que se importan desde Israel. Si quieres conocer más de estos negocios puedes informarte aquí.

El sector de la ciberseguridad e inteligencia.

Ya no es un secreto que muchos de los miembros de la unidad de inteligencia del ejército israelí denominada Ocho Doscientos (8200), así como de otras unidades de inteligencia militar del Estado Israelí, han utilizado las habilidades ganadas durante su estadía allí para fundar empresas de ciberseguridad y espionaje. Varias de estas empresas, y otras que nacieron en medio del estímulo dado por este negocio reciente, han aprovechado la demanda que desde nuestro continente se hace de estos producto. El sector de la inteligencia del Estado en América Latina se ha fortalecido en las últimas décadas con la tecnología importada desde Israel, especialmente con tecnología utilizada para la interceptación de comunicaciones y el software necesario para el procesamiento de la información recopilada. Si quieres saber de las empresas de este sector presentes en nuestro continente puedes averiguarlo acá.

Otras
G4S
HP
Elbit Systems
RAFAEL Advanced Defense Systems